Merengón de guanábana

Merengón de guanábana

Porciones: 8

Tiempo: 60 minutos

Dificultad: Media

Ingredientes

  • 4 Claras de huevo a temperatura ambiente
  • ¼ De cucharadita de sal
  • ½ Cucharadita de jugo de limón
  • ¾ De taza de azúcar
  • 1 Cucharada de aceite vegetal
  • 1 Taza de crema de leche
  • 2 Cucharadas de azúcar pulverizada
  • ½ Cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 Tazas de pulpa de guanábana sin pepas
  • Ralladura de limón al gusto

Preparación

Precalienta el horno a 150 °C (250 °F). Bate las claras de huevo junto con la sal hasta obtener picos suaves. Agrega el jugo de limón, continúa batiendo y adiciona el azúcar en tandas de a dos cucharadas; el merengue debe alcanzar el punto de nieve y una apariencia brillante y húmeda. Engrasa dos latas de hornear con aceite vegetal, vierte la mitad del merengue sobre cada lata y extiéndelo con una espátula hasta alcanzar un grosor de unos 3 cm. Hornea durante una hora y deja enfriar dentro del horno. Aparte, bate la crema de leche junto con la azúcar pulverizada y el extracto de vainilla hasta formar picos suaves; reserva. Dispone uno de los merengues sobre una bandeja, cubre con la mitad de la crema y con la mitad de la pulpa de guanábana. Coloca el otro merengue encima y repite el proceso. Espolvorea con ralladura de limón y, si deseas, usa una manga pastelera para decorar con crema batida. Refrigera hasta el momento de servir.

Vino sugerido:

Este clásico, de sabores dulces muy claros con la nota fresca de la guanábana natural, se relaciona con diferentes acompañantes. Entre los vinos, seguramente encontrará a los espumantes demi sec, blancos y rosados, como una de las mejores compañías.