Cabernet Franc, una cepa con futuro

Cabernet Franc, una cepa con futuro

Es una cepa tinta originaria de Bordeaux, muy arraigada en el Loire y es genéticamente muy cercana a la cabernet sauvignon, ya que el cabernet sauvignon es el resultado del cruce entre cabernet franc y sauvignon blanc.

De grano pequeño y redondo, color azul oscuro, con mediana cantidad de pruina, hojas verdes oscuras y racimo mediano, es una de las cepas más utilizadas en ensambles en Francia en conjunción con la cabernet sauvignon y merlot.

La cabernet franc, se encuentra entre las cepas más difundidas en el mundo y hoy es parte de la vitivinicultura de los primeros países productores. Aparte de Francia, iniciando por algunos importantes en el viejo mundo, está presente en Italia, particularmente en el Friuli y el Véneto. En España esta variedad está aprobada por algunos consejos reguladores que permiten hoy el ensamble de las cepas tradicionales españolas con cabernet franc.

En el nuevo mundo tiene una importante participación en países como Estados Unidos, Australia, Chile y Argentina. El desarrollo de la cabernet franc en Argentina ha avanzado rápidamente en los últimos tiempos aunque esta variedad ha sido estudiada y trabajada desde viejas épocas.

Esta cepa, que es un poco más temprana que el cabernet sauvignon, es más apta para ser cultivada en regiones con temperaturas un poco más bajas. La tierra del cabernet franc en Mendoza apunta hacia el Valle de Uco. También es importante destacar que se desarrolla bien en otras regiones y vale la pena reconocer los buenos resultados obtenidos en la Patagonia.

Especialistas auguran un muy buen futuro para la cabernet franc en la vitivinicutura argentina, ya que no sólo es parte de ensambles con cabernet sauvignon para complementar y redondear un poco más las características de esta última, sino que se elabora como varietal con distintos perfiles de producción, hasta de algunos vinos premium de muy alto nivel.

Los volúmenes de producción de la cepa en Argentina todavía son notablemente menores que los de las tintas de tradición, particularmente que los del malbec, el cual sigue siendo la estrella de los tintos argentinos. Sin embargo, su desempeño promete en un futuro cercano, ser otra de las identidades del vino argentino.

En Colombia la cepa cabernet franc es parte del ensamble de algunos vinos que nos llegan de distintos países y comienza a conocerse como un varietal tinto de buen perfil. Todavía no es una cepa que esté clara en la memoria del consumidor colombiano a la hora de buscar un vino pensando en una cepa; pero seguramente que con estrategias adecuadas de difusión pronto puede ocupar sitios de niveles reconocidos.