Elige un queso y te sugerimos un vino

Elige un queso y te sugerimos un vino

Los quesos tienen sabores distintivos de acuerdo a sus condiciones y características de fabricación. Esta guía que clasifica los quesos en maduros, semimaduros y frescos, permite saber cómo conseguir un perfecto maridaje con los vinos y su aporte al momento de cocinar. Su secreto consiste en saber combinar armónicamente ambos productos ancestrales, sin perjudicar sus sabores y aromas.

  • Los quesos de pasta semidura tienen un sabor fuerte, que aumenta con su maduración. Se pueden adicionar en ensaladas para una añadir textura, en una receta con medallones de res o en una hamburguesa a la parrilla. Resulta ideal con vino blanco Sauternes o con un vino tinto Oporto.
  • El emmental de pasta dura puede disfrutarse en una sopa de cebolla, suflés, quiches o clásicos sándwiches, como un Reuben o un Croque-monsieur. Su suave sabor a nuez marida muy bien con un vino blanco sauvignon blanc o pinot grigio.
  • El gruyere le dará un sabor extraordinario a unas croquetas de papa o a un puré de papa para acompañar un lomo salteado o un entrecot. Se puede disfrutar con un vino tinto Bordeaux, merlot o Malbec Rosé.
  • El tilsit puede adicionarse incluso a un perro caliente, ya que se funde muy bien; con él se pueden preparar gratinados, salsas o patés. Este queso armoniza con un vino blanco chardonnay.
  • Las pastas y carpaccios resaltan los sabores del queso parmesano, procedente de las regiones italianas de Parma y Emilia-Romagna. Se aconseja maridarlo con un vino blanco sauvignon blanc o un vino tinto Ribera del Duero.
  • El queso brie no solo combina muy bien con pistachos o nueces; también se puede usar en frittatas y salsas para mariscos o vegetales. Este queso se puede acompañar con un vino blanco Chablis o un vino tinto Saint-Émilion.
  • El queso holandés de pasta semidura se puede servir al desayuno como acompañante de las frutas; también se usa en omelettes y recetas al horno. Resulta delicioso con un vino blanco chenin o un vino tinto syrah.
  • El camembert es un queso maduro de pasta blanda, que armoniza con mermeladas, conservas de frutas o chutneys. Se lleva bien con un vino tinto Bordeaux, merlot y cabernet sauvignon.
  • Los quesos frescos, como el mozarella, el ricotta, el feta, el campesino, el doble crema o el sabana, funcionan para rellenos, wraps, sándwiches y preparaciones como una strata. Al ser más suaves y sutiles resultan interesantes con vinos jóvenes, chablis o un pinot noir.