Esto es lo que hay detrás de los vinos orgánicos

Esto es lo que hay detrás de los vinos orgánicos

¿Sabías que la onda de la alimentación orgánica también se extiende a los vinos? Esta tendencia, que viene en aumento desde hace un par de años, ha hecho que la conciencia de consumir alimentos y bebidas con menos químicos también se aplique a bebidas alcohólicas como los vinos. Quédate aquí y conoce qué hace especial a los vinos orgánicos.

 Te preguntarás por qué si todos los vinos provienen de las uvas, existen algunas marcas de vino en cuyas etiquetas se lee la palabra ‘orgánico’. Pues bueno, para que un vino sea catalogado como tal, debe haberse producido con uvas cultivadas de forma orgánica (sin pesticidas o modificadas genéticamente) y no debe contener sulfitos añadidos. Los sulfitos son compuestos químicos cuya composición básicamente consiste en dos moléculas de oxígeno y una de azufre. Están presentes en los vinos y en otros alimentos que son de consumo masivo y su uso no es nuevo. Su función, en el caso de los vinos es la de conservarlos por más tiempo y liberarlos de la proliferación de bacterias, por ejemplo.

Para que un vino pueda catalogarse como orgánico debe haberse producido sin sulfitos añadidos.

Sin embargo, todos los vinos -sean orgánicos o no- contienen sulfitos, ya que estos se producen de forma natural durante el proceso de fermentación. Existen dos maneras principales de clasificar los vinos orgánicos. Por un lado, están aquellos que son enteramente orgánicos y sin sulfitos y, por el otro, los que fueron hechos con uvas orgánicas y que pueden tener sulfitos añadidos. Los vinos, al igual que cualquier producto que diga ser orgánico, deben contar con una certificación que avale dicha afirmación. De ahí la importancia de revisar las etiquetas. Ahora bien,
el hecho de que un vino sea orgánico no significa que sea mejor que otro tipo de vinos que son producidos en condiciones que no son enteramente orgánicas.
Cada casa productora de vino tiene sus formas de elaborar el vino y de hacer uso de los sulfitos o no, siguiendo la normatividad de las regiones en donde se produzcan. Ahora que lo sabes, puedes alternar el consumo de vinos orgánicos y descubrir cuáles son tus variedades favoritas.