Sicilia y sus vinos

Sicilia y sus vinos

Los vinos italianos nos transportan a mil regiones y a mil cepas que son parte de la historia vitivinícola de uno de los principales países productores del mundo. Casi siempre los tintos nos recuerdan al Piamonte o la Toscana, pero poco nos hablan de los tintos del sur.

Sicilia se destaca por su clima extremadamente mediterráneo, tiene un ancestro cultural heredado de diferentes corrientes, un paisaje excepcional que amalgama mar azul transparente, con colinas y la imagen del Etna. Es también cuna de importantes vinos italianos, entre ellos, el Marsala, su bandera más visible.

Este vino nacido de cepas blancas típicas de Sicilia, como la grillo, e inzolia siempre sorprende con su amplio abanico de tonos dulces y colores que llegan al ámbar muy oscuro, además es parte importante de la gastronomía del mundo.

Poco se ha dicho de los tintos cuando del sur se habla, sin embargo, desde hace algunos años ha comenzado a tener un lugar de privilegio una cepa tinta que, aunque algunos mencionan como aportada por los griegos, es considerada cepa tinta autóctona de Sicilia.

Nero d’ Avola es una cepa tinta con el nombre de la ciudad de Avola, ubicada en la provincia de Siracusa, que también es recordada por ser la tierra de Arquímedes, el gran físico y matemático.

La Nero d’ Avola, aprovecha muy bien las condiciones climáticas y edafológicas (características del suelo) de la isla. De sus racimos de buen tamaño, compacto y alado, con granos de color azul, nacen vinos que con nuevas estrategias comerciales y cambios tecnológicos importantes tanto en el viñedo como en la bodega, se posicionan rápidamente como los tintos sicilianos. Esta cepa hoy comparte espacio con algunas otras mundialmente reconocidas, como la merlot, o la cabernet.

Otra cepa que ocupa un lugar de privilegio es la syrah ya que con ella se da origen a importantes ensambles tintos y, así como la elaboración de la Nero d’ Avola como varietal, la cual sorprende con muestras desde vinos jóvenes hasta vinos con buena guarda en madera. La Nero d’ Avola, que se cosecha terminando septiembre, hoy identifica sus vinos con la clasificación IGT, Indicazione geográfica típica.

Además, el Nero d’ Avola, como vino siciliano, se suma a la cocina de la isla, que tiene herencia de distintas culturas que son parte de su historia culinaria.

Los incontables platos de tradición, como la pasta alla Norma, que se caracteriza por la presencia de berenjenas, o el coniglio alla cacciatora, que aunque se encuentra en distintas regiones italianas, es muy frecuente en Sicilia, o los arancini al ragú de ternera; son una buena excusa para disfrutar de una buena copa de tinto siciliano.

El Nero d’ Avola, ha iniciado un nuevo camino fuera del territorio italiano; y aquí, en Colombia, también está presente en las botellas de ITYNERA.Nero d’ Avola. Terre Siciliane IGT ”, que nos llegan desde las Bodegas de Mondo Del Vino.