¿Sushi y espumante?

¿Sushi y espumante?

Salir a cenar a un restaurante reconocido o comer en algún lugar informal siempre ha sido parte del programa de fin de semana y algunas veces también nos damos ese gustito otros días. Las opciones cada vez son más amplias, con una gastronomía que crece en todas partes del mundo, entre tantas propuestas el sushi hoy es una muy popular y también preferida por los jóvenes.

El nombre sushi encuentra su origen en los términos: “su”= vinagre y “shi-meshi”= arroz; por lo que podría traducirse como arroz avinagrado. Estos dos elementos, el vinagre y el arroz, que eran parte de estrategias para conservar los alimentos, son un elemento de la preparación que incluye pescados y mariscos con la compañía de algunos vegetales y algunos quesos como el philadelphia, a parte de la creatividad de los chefs, que no tiene límites.

El sushi, uno de los representantes más claros de la gastronomía japonesa, tiene sus raíces en China y de China pasó y se afincó en Japón, desde donde comenzó a recorrer el mundo. Hoy el sushi con acento muy japonés se adapta a las distintas costumbres de casi todos los países. Estados Unidos ha sido uno de sus propulsores en el occidente, por eso no es raro ver distintas preparaciones que tienen nombres como New York, o California.

Mucho se puede decir del sushi, desde su ancestro y tradición hasta su difusión mundial. Y de todo ese mundo de aromas, sabores delicados y variadas preparaciones nos llegan más fácilmente a la memoria, nombres como Makio Makizushi los arrollados con algas, o nori en japonés; rol, arrollado de arroz con pescado en su interior; Nigiri o Nigirizushi que son canapés de arroz con una delicada lámina de pescado en su exterior; Temaki, los arrollados con láminas de algas en forma de cono; o el Sashimi, que aunque no tiene arroz es una frecuente preparación sólo con delicadas fetas de pescado crudo como otra frecuente preparación en estos restaurantes.

Claro que también el potente wasabi, o el refrescante sabor y aroma del jengibre se suman a las notas de soya o elementos como la famosa esterilla de bambú, que en japonés se llama makisu, o los palillos de madera, que a muchos todavía nos da trabajo manejar con algo de la pericia de un japonés.

A la hora de acompañar toda esta aventura gastronómica con una bebida, habrá que pensar en nihonshù el “vino” de arroz o sake, como se lo conoce comúnmente.

Pero en este ir y venir del mundo de la gastronomía y el vino, también hay para el sushi otros grandes compañeros: los espumantes, que con su definitiva frescura y sus delicadas burbujas, son una de las mejores opciones. Algunos se inclinan por los espumantes con algunas notas sutilmente dulces, pero según la preparación, un espumante brut podrá ser la mejor decisión.

Cuando su plan sea disfrutar de las inagotables posibilidades de comer un bocado de sushi, piense en: Sushi y espumante, una experiencia que no olvidará.