Vermouth, otra opción para una tarde tropical

Vermouth, otra opción para una tarde tropical

Aunque en Colombia todavía no es muy frecuente encontrar a muchas personas disfrutando de un buen vermouth, esta antigua bebida empieza a recorrer un camino en tierras colombianas que seguramente la hará de gran aceptación en poco tiempo, como lo es en muchas otras partes del mundo.

El origen del vermouth es de vieja data, algunos estudiosos lo relacionan hasta con recetas médicas muy antiguas donde la infusión de hierbas medicinales agregadas al vino podría ser el primer paso.

La palabra vermouth tiene raíces alemanas y se relaciona con la expresión “Wermut” = ajenjo, uno de los iniciales aromatizantes de esta bebida. Sin embargo, aunque al parecer, el nombre es de origen alemán, el nacimiento como bebida tiene claros cimientos en Italia, específicamente en Piamonte, donde se inició la real producción de vermouth que después adoptaron los franceses. En algo habrá influido que muchas de las hierbas aromáticas con que se inició la elaboración, son típicas de los Alpes.

El vermouth es parte del mundo del vino y no es un destilado, pertenece a los vinos compuestos y corresponde a los vinos aromatizados y fortificados. En su elaboración se destacan como participantes fundamentales un buen vino, elaborado para tal fin y una serie de hierbas aromáticas, semillas, cáscaras de cítricos y especias, entre otros. Cada productor tiene celosamente guardada la información de las cantidades y tipos de aromatizantes naturales, que muchas veces superan en número a más de cuarenta y que por maceración o infusión, después hacen parte de una compleja carga de aromas y sabores.

El vermouth puede ser blanco o de color (rojo) aunque realmente el color es ámbar muy oscuro, casi café, por la típica adición de caramelo tostado, una estrategia que es antigua y artesanal que sigue siendo la actualmente utilizada. Los vermouth pueden ser secos (dry) generalmente blancos, o dulces tanto blancos como de color. El más típico es el vermouth Torino.

Podríamos considerar como lugar de origen de la historia del actual vermouth a Italia, en Turín, con la imagen de Antonio Benedetto Carpano, a quien se le atribuye el derecho de las primeras preparaciones de vermouth como actualmente se conoce. Con su nombre se identifica un antiguo vermouth, el famoso “Punt e mes”.

El vermouth es un clásico aperitivo y también es parte de la coctelería mundial, miles de preparaciones como el Negroni, Bombay, Cardinale, Ghost, Manhattan Dulce, son parte del elenco, tampoco se puede olvidar al famoso Dry Martini, con la identidad que le da un toque de vermouth blanco seco y la clásica aceituna, mejor preparado con la aceituna tenga con pepita o carozo.

Una opción fácil e imperdible para disfrutar de un vermouth, muy típica en las tardes en Italia o en cualquier café o bar en Argentina, es aquella que se prepara en un vaso de trago largo con unos cubos de hielo. Vermouth Torino, una o dos rodajas de naranja o limón, un toque de soda y acompañadas de unas aceitunas verdes y mejor todavía con un poquito de jamón.

La imagen del famoso vermouth de grifo, servido en la barra de un bar o un café, desde un barril con un grifo, como la cerveza y en un vaso con algo de hielo, es más que frecuente en Europa, como por ejemplo el que puede tomar en el Mercado de San Miguel en Madrid, cerquita de la Plaza Mayor.

Pero además de todo esto, y sin salir de Colombia, no olvide que el vermouth es otra gran opción para el disfrute en una tarde tropical.