Vinos tintos dulces

Vinos tintos dulces

Aunque existe un importante número de referentes del mundo de los vinos dulces nacidos de uvas blancas, también las uvas tintas son el origen de mil sabores dulces que van del rojo rubí muy claro hasta algunos rojos con claros reflejos marrones. Además de los oportos tawny, los oportos tintos más conocidos en nuestro mercado colombiano, otros tintos dulces empiezan a ser parte de la elección del consumidor que reconoce el prestigio y tradición de larga data de muchos de estos vinos. Existen algunas diferencias de criterio en la clasificación de los vinos dulces y esta clasificación se vuelve más compleja si agregamos variables como el color, métodos de elaboración o denominaciones de origen.

De manera general indiquemos algunas formas de identificar determinados vinos dulces, nacidos de uvas tintas:

  • Vinos tintos dulces fortificados: Son vinos que además del alcohol propio de la fermentación, aumentan su contenido por adición de alcoholes vínicos (obtenidos de la destilación exclusiva de vinos) y azúcares provenientes de la adición de mostos de uva.
  • Vinos tintos dulces naturales: En este caso el alcohol presente solo proviene de la fermentación y el contenido de azúcares son los remanentes del mosto después de la fermentación.
  • Vinos passificados: Es una expresión muy propia de la vitivinicultura del sur italiano. Son vinos dulces obtenidos a partir de la fermentación de uvas cosechadas en su punto correcto de madurez que aumentan su contenido de azúcares en una posterior etapa de pasificación (uvas pasas), o proceso de deshidratación natural en paseras.
  • Vinos tintos cosecha tardía o late harvest: Aquí también aparece en la memoria sólo vinos blancos, sin embargo, existen muy buenos representantes de cosechas tardías tintas. Son vinos elaborados con uvas que se dejan en el viñedo hasta casi terminado el otoño o principio del invierno, particularidad que aumenta considerablemente el contenido de azúcar.
  • Ice wine: Vinos que encuentran su origen en Alemania y que se posicionan en Canadá, son el resultado de la cosecha de la uva en invierno. La uva se cosecha por la noche en estado de congelación, esta estrategia permite obtener una alta concentración de azúcares que se traducen en vinos de contenido azucarino alto y buena carga alcohólica.
  • Vinos tintos dulces aromatizados: Son vinos que además de su estricto origen en la uva, también tienen una carga aromática y sápida importante obtenida a partir de la maceración de hierbas aromáticas y especias en alcohol vínico. La edulcoración se logra con mostos de uvas tintas.
  • Vinos tintos dulces quinados: Son vinos nacidos de uvas tintas, fortificados con infusiones exclusivas de quina y edulcorados con mostos de uvas tintas.
  • Vinos tintos frizzantes dulces: Un caso particular: el lambrusco dolce frizzante, típico vino italiano muy refrescante. Tiene desprendimiento de espuma, con una presión un poco menor a la de los espumantes tradicionales, obtenida por el método Charmat (toma de espuma en tanques presurizados), con moderadas sensaciones dulces y de color rojo rubí claro.
  • Vinos de aguja tintos: Algunos de estos vinos, con un método de elaboración muy semejante a los frizzantes italianos, identifican algunas producciones de vinos del Penedés en España. Elaborados a partir de mostos de garnacha o tempranillo, entre otras tintas, con delicados tonos dulces y desprendimiento de burbujas.

A la hora del servicio el mundo de los tintos dulces cambia y se adapta de manera particular en cada caso. Desde los oportos (los dulces) en sus copas de diseño exclusivo y refrigerados muy moderadamente, hasta algunos frizzantes que aunque tintos se deben refrigerar alrededor de los 8ºC para ser servidos.

Algunos permiten la adición de otros acompañantes como el caso de algunos tintos dulces quinados, que servidos en un vaso old fashioned (se usa para servir whisky) sobre unos cubos de hielo y jugo de mandarina queda perfecto. También, los tintos dulces aromatizados permiten su participación en variadas expresiones de coctelería. Los frizzantes y los de aguja son los vinos refrescantes más elegidos en verano, entre italianos y españoles.

Los tintos dulces son parte de la cocina, tanto en la preparación de algunas recetas como compañeros de muchos platillos de fama internacional. Los quesos muy maduros acompañados de vinos tintos dulces fortificados crean una experiencia imperdible. Y como es conocido, los tintos dulces son acompañantes ideales de muchos postres con frutos rojos frescos o con chocolate. Turrón y oporto, una gran combinación.